Quinto embarazo a los 40 – Locura, Valentía o Bendición – Cómo prepararse

Quinto embarazo a los 40

¿Quién me iba a decir a mí que a los 40 estaría embarazada de mi quinto hijo? Una cosa he aprendido en esta vida y es que nunca podemos decir “de esta agua no beberé” porque la vida y los sentimientos cambian.

Me casé joven y tras tres años de matrimonio tuve mi primer hijo cuando tenía 24 años. Siempre tuve claro que quería tres hijos. Soy hija única y deseaba tener una familia grande.

Mi segundo embarazo, una niña, fue con 27 años y con 29 años tuvimos otra niña. Feliz con mi familia pensé que ya había realizado mi sueño y que la familia estaba ya completa. Quería ser una madre joven y ni me podía pasar por la mente la idea tener hijos a partir de los 30 años. Mi marido estaba también totalmente de acuerdo con quedarnos con 3 niños.

Pero la vida continuaba, los niños iban creciendo, estábamos totalmente atareados y entretenidos con el colegio, actividades, trabajo, hogar y tiempo en familia, y por unos seis años el sentimiento de la nueva llamada de maternidad estaba muy, muy lejos.

Hasta que mi hija menor dejó la educación infantil y pasó a primaria…

La llamada de la maternidad

De repente, me di cuenta que los años pasaban velozmente, no… mejor dicho, volaban. Mis peques habían crecido demasiado rápido y aunque los disfrutaba plenamente cada día, ese maravilloso sentimiento de querer ser madre de nuevo empezó a inundar mi ser. Para ser sincera, ni yo misma lo quería creer.

Me sentía realizada como mujer, como madre y en mi trabajo, y de nuevo pensar tener un bebé me daba mucho respeto, pero me alegraba enormemente. De nuevo pasar por un embarazo, parto, noches sin dormir, sentirse cansada y un largo etcétera.

Pero, por otra parte, el sentir a un nuevo ser en mi interior, acurrucarlo en mis brazos, sentir su calorcito, y todos los maravillosos sentimientos que una madre puede experimentar, hacían que el deseo creciese más y más.

El tener un hijo es cosa de dos. Debe de ser algo planeado y cuando la pareja está emocionalmente preparada y en verdad tiene el deseo, ya que es una gran bendición, pero también una gran responsabilidad. Está claro, que esta situación no siempre es así. La vida de cada persona es diferente  y no siempre es como se planea o espera.

De nuevo un pequeñín en casa

A mi marido la idea de tener otro hijo le sorprendió. Nos costó largo tiempo decidirnos por completo, hasta que ambos sentimos fuertemente que la decisión era acertada. Y nueve meses más tarde vino nuestro pequeñín. Yo tenía 37 años en ese momento y nuestro bebé llenó de sentimientos tiernos nuestro hogar. Era precioso ver cómo los hermanos mayores observaban cada gesto, cómo lo mecían o dormían y cómo disfrutaban de los primeros balbuceos y avances en su desarrollo.

Nuestros tres hijos mayores estaban creciendo juntos, jugando juntos, compartiendo experiencias juntos y veía y sentía que mi peque iba a crecer solito. Todo el mundo me decía…- ¿solito?, para nada. Tiene tres hermanos-. Y yo siempre respondía …- sí, es verdad, pero hay una diferencia de edad de 8 años con la menor y 13 con el mayor-. En unos años son adolescentes y mi peque necesita un hermanito con el que correr, jugar, y crecer juntos. Al menos es lo que deseábamos para él.

Esa idea, más el sentimiento de la maternidad que seguía a “flor de piel” hizo que fuésemos en busca de nuestro quinto hijo.

Locura, Valentía o Bendición

Sí, puede parecer locura, pero ¡viva la locura!. Muchos me dicen: …-¡pero qué valiente eres!-. Y no, la verdad es que no me siento más valiente que una mujer que desea tener su primer hijo, o que está buscando por todos los medios y no consigue quedar embarazada, o que tiene un hijo sin haberlo planeado.

Siento empatía con cualquier mujer que desea ser madre y respeto la que no lo desea. Cada persona tiene su libre albedrío y debe tener los hijos que quiera, siempre que pueda. No es una cuestión de números.

Y no tengo más mérito, ni más medallas por criar más hijos. Cada entorno de cada familia es diferente y yo he de admitir que las decisiones que hemos tomado respecto a tener más hijos han sido reflexionadas y hemos tenido el sentimiento de que era correcto. Además tenemos una gran ayuda. Tenemos la bendición de tener a mis padres junto a nosotros, que nos han apoyado siempre y que nos ayudan mucho y voluntariamente.

Es verdad que muchas familias desearían tener algún hijo más, pero debido al trabajo, salud o situaciones personales no les es posible. Y ello no significa que tengan menos méritos.

Qué importa lo que digan los demás

Cuando digo que estoy embarazada del quinto hijo me encanta ver las caras sorprendidas de las personas. Y por una parte las entiendo. ¿Quién tiene hoy día 5 niños y buscados a conciencia? Hay opiniones de todas clases… pero ¿no somos nosotros los que hemos decidido tener una gran familia? ¿Qué nos importa lo que piensen los demás? Somos nosotros los que vamos a criarlos, a afrontar la responsabilidades y disfrutar de las bendiciones.

Sólo le pido a Dios que mi bebé pueda venir sanito como sus hermanitos y le amaremos como a todos los demás. Y estamos felices de que los dos pequeñines puedan crecer juntitos y ser cómplices de juegos.

La familia y las amistades es lo más preciado que uno puede tener. Es lo único en este mundo que se preserva para siempre.

Por qué y cómo prepararse para el embarazo

Importancia del ejercicio antes, durante y después del embarazo

Es muy importante prepararse físicamente para un embarazo, y aún más con una edad avanzada. En cada embarazo me he resentido de la espalda y me cuidé como buenamente pensaba que era correcto. Pero no fue suficiente.

Es justo hace algo más de dos años que empecé a cambiar mi alimentación y estilo de vida. Empecé a hacer pilates y fui fortaleciendo mi espalda poco a poco y mi cuerpo. Mejoré hábitos y esto ha favorecido que ahora esté llevando un embarazo muy bueno. Estoy ya de 26 semanas y sigo haciendo pilates. Mi espalda está mejor que nunca.

Tras mi tercer parto pensé que mi cuerpo no resistiría un nuevo embarazo y admiraba la fortaleza de mujeres que tenían más hijos.

Ahora más que nunca reconozco la importancia de una correcta alimentación y de lo importante que es, previo al embarazo y durante el embarazo, el ejercicio para que el cuerpo pueda estar preparado a todos los cambios que va a experimentar.

Tanto la natación, como el pilates, yoga o caminar a buen ritmo son buenísimas opciones de ejercicios a realizar antes, durante y después del embarazo.

Alimentación durante el embarazo

Respecto a la alimentación, una futura mamá debe alimentarse sana y equilibradamente. El cuerpo sólo necesita un extra aporte de 300-500 calorías para el buen desarrollo del bebé.

Una dieta equilibrada consta de hidratos de carbono complejos, proteínas magras, grasas sanas, vitaminas y minerales y fibra.

13 Consejos para una alimentación saludable durante el embarazo:

Tanto para la salud de la futura mamá, como la de su bebé, durante el embarazo se debe:

  1. Estar bien hidratada: tomar suficiente líquido durante el día, pero no bebidas azucaradas. Infusiones, agua, zumos naturales, kéfir de agua… Al menos 8 vasos de líquido al día, ya el volumen en sangre se eleva en un 40% durante el embarazo.
  2. Tomar en cada comida vegetales, frutas y verduras. Nos aportarán las vitaminas y minerales que necesitamos.
  3. Optar por los cereales integrales: arroz, pasta, pan…
  4. Cubrir las necesidades de calcio (1.400 mg al día): verduras hojas verdes, almendras, yogur natural bio, leche bio mejor de cabra u oveja, quesos pasteurizados. Combinar el consumo de calcio con vitamina C, ayuda a la absorción de éste.
  5. Reducir el consumo de sal para evitar retenciones de líquidos.
  6. Reducir al máximo el consumo de azúcares, dulces, alimentos precocinados y refinados.
  7. El ejercicio suave y recomendado en el embarazo ayuda a la absorción de calcio y fortalecimiento de los huesos.
  8. Tomar alimentos ricos en hierro y combinarlos con alimentos que contengan vitamina C, para una mejor absorción.
  9. Tomar suficiente fibra. Tanto los cereales integrales (pan, arroz, pasta…), como las legumbres, las semillas (lino, sésamo, chía…) y las frutas y verduras nos proporcionarán la fibra que necesitamos. La fibra ayuda también a que se ralentice la absorción de glucosa.
  10. Consumir grasas sanas: aceite de oliva y linaza, frutos secos, aguacates, semillas, pescado azul.
  11. El consumo de Omega 3 es también muy importante durante el embarazo para la regeneración de tejidos sanos, especialmente los del cerebro y sistema nervioso.
  12. Opta mejor por pescado azul y pequeño, como la sardina, caballa, boquerón, jurel…, que contienen menos metales pesados.
  13. Es mejor hacer 5 ó 6 comidas ligeras durante el día, que comidas pesadas.

Cuídate por ti y por tu bebé

El tener un bebé es uno de los regalos más maravillosos que nos da Dios y la vida.

Si vas a ser mamá, cuídate todo lo que puedas, por ti y por tu bebé antes, durante el embarazo y después. Escucha tu voz interior y las limitaciones de tu cuerpo a medida que tu barriguita vaya creciendo. Evita el estrés y disfruta cada momento. Las molestias y cansancio pasarán y el sentir el calorcito de tu bebé entre tus brazos te darán la mayor felicidad.

Hoy quería compartir esta experiencia contigo. Te invito a que lo compartas con futuras mamás.

Con mucho amor y gratitud,

Firma Eva Naturae

Deja un comentario