Cómo seguir una alimentación anticáncer – Factores de riesgo del cáncer

Sócrates dijo: “Que tu alimento sea tu medicina, y tu medicina tu alimento”.

Una de cada tres personas tendrá en su vida cáncer. El cáncer se produce por una pluralidad de factores. La dieta que llevamos constituye el 35% de estos factores, resultando ser la causa con más peso. De ello la importancia de saber cómo seguir una alimentación anticáncer.

Qué es el Cáncer

Todos tenemos células precancerígenas en nuestro cuerpo. Normalmente el sistema de defensa, el sistema inmunológico las reconoce y las destruye antes de que se multipliquen rápidamente e invadan los tejidos sanos de nuestro cuerpo.

El cáncer no se desarrolla de un día a otro. Se desarrolla lentamente y las células cancerígenas terminan ganando a las defensas del cuerpo.

En el interior de cada célula hay un código genético para que se multipliquen y cuando sea su tiempo y ya no cumplan su función se autodestruyan para dar paso a células nuevas y sanas. Este reemplazo de células viejas por las jóvenes se llama “apoptosis o muerte celular programada” y ocurre trillones de veces durante el día.

Los carcinógenos externos, el exceso de radicales libres o las infecciones favorecen a que haya un desequilibrio y descontrol en esta renovación celular. Como consecuencia se produce una multiplicación descontrolada y las células cambian, “mutan”, su material genético o ADN.

Si el carcinógeno es muy agresivo y la célula mutada no se autodestruye, se multiplica dando lugar a más células mutadas y malignas y empieza a formarse el cáncer. El cáncer es por tanto, una acumulación de miles de células malignas.

Nuestro cuerpo debería de ser capaz de reconocer estas células mutadas defectuosas y destruirlas, pero si están en un ambiente procáncer, se seguirán reproduciendo. Debemos entonces hacer todo lo posible para que nuestro cuerpo no esté en un ambiente procáncer.

Estas células mutadas y malignas, que se van multiplicando a gran velocidad, si invaden otros tejidos o viajan a través de la sangre o sistema linfático hacen que se origine la metástasis. Los tumores tienen la capacidad de crear nuevos vasos sanguíneos favoreciendo a que las células malignas se extiendan por nuestro cuerpo. Este proceso se llama angionénesis.

Cuáles son las causas del cáncer

Las cáusas del cáncer son:

  • 90-95% es debido a Factores Ambientales
  • 5-10% es debido a los Genes

Y de estos Factores Ambientales:

  • 35% es debido a la Dieta
  • 25% al Tabaco
  • 15% a la Obesidad
  • 15% a las Infecciones
  • 5% a los Carcinógenos
  • 5% al Alcohol

Por tanto, 1/3 de todos los cánceres que se diagnostican, tienen que ver con la alimentación. De aquí la importancia de llevar una dieta anticáncer, tanto para prevenir, como para luchar contra el cáncer.

Según el NIH, Insituto Nacional del Cáncer, el cáncer no es una enfermedad única, sino un grupo de enfermedades relacionadas. Muchas cosas en nuestros genes, nuestro estilo de vida y el medio ambiente que nos rodea aumentan o disminuyen el riesgo de presentar cáncer.

“Cuantas más papeletas juguemos en la ruleta del cáncer más probabilidades tendremos de padecerlo”.

(Dra. Odile Fernández)

Dos grandes testimonios de la importancia de cambiar hábitos en la alimentación y estilo de vida ante el cáncer

 Dr. William Sears

El Dr. William Sears, pediatra, fue diagnosticado con cáncer de colon a la edad de 57 años. Aún siendo médico admitió que había descuidado un aspecto vital en su vida: su salud. Tuvo que someterse a una operación, quimioterapia y radioterapia.

Tanto su padre, como su madre fallecieron a causa de cáncer de colon y reconoció que podría haber reducido el riesgo de padecer cáncer.

En ese momento es cuando empezó a realizar sus propias investigaciones y creó su propio “programa anticáncer”, el cual le ayudó a vencer la batalla. Hoy día tiene 79 años y ha sido autor y coautor de más de 30 libros.

Dra. Odile Fernández

La Dra. Odile Fernández, médico de familia, fue diagnosticada en el año 2010 con cáncer de ovario en estado IV. En ese momento tenía tan sólo 32 años y un niño de 3 años. Tras una operación determinaron que también tenía metástasis en pulmón, sacro y vagina.

También junto a la primera sesión de quimioterapia inició un cambio de alimentación, comenzó a realizar ejercicio físico, probar terapias naturales para conseguir una calma mental y empezó a meditar. Según palabras suyas: “empezó a hacerse parte activa de su enfermedad”.

Han pasado ya 7 años y desde entonces ha tenido dos hijos más y ha escrito más de 5 libros maravillosos e inspiradores, entre los que destacar “Mis recetas anticáncer”.

Cómo reducir el riesgo de cáncer

El Dr. William Sears en su libro Prime-Time Health nos habla de lo que debemos hacer para reducir el riesgo de cáncer *1, así como de los 16 consejos anticáncer *2:

Qué hacer para reducir el riesgo de cáncer:

  • Reduce tu exposición a carcinógenos (contaminantes del entorno y de la dieta que dañan el código genético).
  • Fortalece tu sistema inmunológico para que puedan eliminar las células mutadas que pueden formar cáncer.
  • Aliméntate con alimentos que hagan que los genes se comporten bien.
  • Mantén el cuerpo en un equilibrio hormonal. Un exceso de las hormonas insulina y estrógeno pueden promover el crecimiento de las células cancerígenas.

16 Consejos Anticáncer:

1. No fumar. La incidencia de muchos cánceres crecen con el tabaco.

2. Comer menos y más veces. Ayuda a prevenir el cáncer debido a que baja los niveles de insulina en sangre. La insulina es un factor de crecimiento y hace que las células se multipliquen más rápidamente, y esto es justo lo que queremos evitar.

3. Tomar smoothies. Ayuda en la prevención del cáncer de colon. Los desechos son más tiernos y fáciles de eliminar por nuestro organismo. El tener menos estreñimientos hacen que los productos de desecho estén menos tiempo en nuestros intestinos y que los irriten menos. Así hay menos posibilidad que las células que recubren el colon se conviertan en cancerígenas.

4. Comer muchas frutas y verduras. Las estadísticas más excepcionales señalan que las personas que llevan una dieta basada en plantas tienen menor incidencia en la mayoría de todos los cánceres. Ello es debido a que  las frutas y verduras:

  • Contienen medicinas naturales anticáncer. Las plantas contienen fitonutrientes (que son las medicinas internas que conllevan) que les ayudan como mecanismo de defensa para sobrevivir. Estos fitonutrientes son capaces de destruir carcinógenos, como los contaminantes, antes de que lleguen al interior de las células y las dañen. Es mejor comerlos variados que sólo de uno. Por ello los smoothies y ensaladas a base de frutas y verduras variadas de colores intensos están cargados de fitonutrientes y resultan una sinergia muy beneficiosa para el organismo.
  • Luchan contra el cáncer. Los vegetales más anticáncer son las crucíferas: brócoli, coliflor, coles de Bruselas, col rizada, repollo… y los de hojas verdes oscura como el kale. Estos contienen protectores bioquímicos (como el sulforafano) que bloquean que los carcinógenos lleguen a las células sanas.
  • Protegen con fitoestrógenos. Los fitoestrógenos se encuentran especialmente en la soja y en las crucíferas. Pueden reducir el riesgo de cánceres dependientes de estrógenos (como el cáncer de mama). Los estrógenos promueven el crecimiento celular. Los fitoestrógenos disminuyen el crecimiento de células que ya se han vuelto cancerígenas.
  • Contienen mucha fibra. La fibra sacia, no tiene grasas y es muy importante para una buena salud del colon. Ayuda también a bajar los niveles de insulina en sangre. Contienen altos niveles de ácido fítico y fólico. Los vegetales verdes y las legumbres contienen un alto nivel de ácido fólico y fítico. Estos ayudan a que no haya daño genético en las células.

5. Tomar soja. Se considera que protege contra cánceres como el de pulmón, mama, colon, recto, estómago y próstata. La soja contiene también isoflavonas que ayudan en la angiogénesis (el crecimiento de nuevos vasos sanguíneos necesarios para la supervivencia del tumor). Mejor optar por soja bio (no modificada genéticamente) y no procesada.

6. Comer menos carne. Las personas que comen poca o ninguna carne, especialmente menos carnes rojas, tienen menor riesgo de desarrollar cáncer. Esto parece ser debido a los carcinógenos que contiene la carne (los animales y las carnes son suministrados con hormonas, piensos baratos y preservativos químicos y aditivos). Es mejor consumir poca carne, menos roja y en todo caso bio. Evitar las carnes procesadas.

7. Comer más pescado. Sobre todo, pescados ricos en Omega 3 y mejor pequeños (por contener menos metales pesados). Por ejemplo: la sardina, el boquerón, la caballa, el jurel, el salmón (mejor salvaje)…

Los Omega 3 ayudan en el control de la genética celular.  Si una célula empieza a dividirse sin control, los Omega 3 ayudan a reparar el daño genético antes de que la célula mute a cancerosa. También ayuda al sistema inmunológico para buscar y destruir a las células mutadas.

8. Consumir aceites sanos. Escoger siempre preferiblemente aceite de oliva virgen extra.

9. Poner especias a las comidas. Sobre todo cúrcuma. Estudios han demostrado que la cúrcuma suprime el crecimiento de las células cancerígenas. La cúrcuma también tiene un aspecto antiinflamatorio.

10. Consumir nutrientes anticáncer:

  • Calcio: Hay estudios que demuestran que quienes toman alimentos ricos en calcio tienen menor incidencia de cáncer colorrectal. Parece ser que el calcio previene el cáncer porque evita que las células de la superficie que recubren el colon se multipliquen sin control y también porque enlaza los ácidos biliares y evita que irrite el revestimiento del colon.
  • Frutos secos: Los frutos secos son ricos en selenio, el cual es un mineral muy antioxidante. Estudios muestran que las personas con altos niveles de selenio tienen menor incidencia en ciertos cánceres. Las nueces de Brasil destacan por su alto contenido en selenio.
  • Vitamina C: Hay estudios que demuestran que las personas con alto nivel de vitamina C tienen menor incidencia de cánceres. La vitamina C bloquea la formación de carcinógenos en el intestino, como los que provienen de los nitritos y nitratos de las carnes procesadas. También fortalece el sistema inmunológico para que éste pueda destruir las células cancerígenas antes de que puedan empezar a reproducirse.
  • Vitamina D: La vitamina D suprime la angiogénesis. Las personas con suficiente vitamina D tienen menos tasas de padecer cáncer de mama, colon y próstata. De ahí la importancia de tomar el sol a diario 20 minutos sin protección, sobre todo de marzo a octubre. Además es necesaria para tener buenos niveles de calcio y fósforo y unos huesos fuertes. Fortalece también el sistema inmune.
  • Probióticos: Aceitunas, encurtidos, chucrut, kéfir, vinagre de manzana… Los probióticos son bacterias sanas que previenen el cáncer porque promueven el crecimiento de bacterias sanas en el colon. Mientras más bacterias sanas tenga el intestino, mejor podrá desplazar a los carcinógenos.
  • Lino: Las semillas de lino contienen dos componentes anticancerígenos; los omega 3 y los lignanos. Ambos reducen el riesgo de cáncer de mama y colon. Toma de 1 a 2 cucharadas de semillas de lino al día. Mejor recién molidas.

11. Reducir la cintura. Las células cancerígenas tienen que alimentarse para que se reproduzcan fuera de control. El exceso de comida no real y el exceso de grasas causan subida de azúcar en la sangre y subida de los niveles de insulina, los cuales son promotores de crecimiento celular. Un aumento de grasa en el cuerpo conlleva un aumento de estrógenos en las mujeres. Los estrógenos alimentan las células cancerígenas de mama y colon sobre todo.

12. Moverse. El ejercicio es anticáncer porque ayuda a los músculos a usar el exceso de insulina y reduce la grasa corporal. Es necesario para oxigenarnos, fortalecer músculos y huesos y evitar el estreñimiento. Nos ayuda también a reducir las inflamaciones, el riesgo de diabetes, enfermedades cardiovasculares, osteoporosis y cáncer. Evita la obesidad y mejora nuestro estado de ánimo. Al menos se debe de realizar 30 minutos de ejercicio al día, por ejemplo andar 30 minutos a buen ritmo.

13. Reducir el estrés. El estrés debilita el sistema inmunológico, con lo cual se aumenta el riesgo de cáncer porque se pierde la capacidad de eliminar las células dañadas que pueden mutar y multiplicarse.

14. Dormir. La melatonina es la hormona que se produce naturalmente cuando dormimos. La melatonina hace que el sistema inmunológico produzca unas proteínas anticáncer que inhiben el crecimiento de los tumores.

15. Sonreir. Se dice que una actitud positiva es una de las mejores medicinas anticáncer. Cree que tu cuerpo puede ganarle la batalla al cáncer y sé positivo para que tu sistema inmunológico se pueda fortalecer.

16. Realizar los controles necesarios para prevenir el cáncer. Sobre todo, si tienes antecedentes familiares, hazte las pruebas pertinentes para la detección del cáncer a tiempo.

Factores de riesgo del cáncer

La Doctora Odile Fernández, en su libro “Guía práctica para una alimentación y vida anticáncer” habla de que existen diversos mecanismos que favorecen el crecimiento y desarrollos de los tumores *3:

  • Sistema inmunológico deprimido
  • Ambiente inflamatorio
  • Glucosa e insulina
  • Radicales libres
  • Angiogénesis
  • Flora intestinal alterada
  • Alteraciones hormonales
  • Tóxicos ambientales carcinógenos

El sistema inmunológico

Es de vital importancia que nuestro sistema inmunológico esté fuerte para que nuestro organismo se encuentre bien. El sistema inmune es el que busca las células rebeldes que desean multiplicarse y las elimina. Una mala alimentación, basada en comida no real, rápida y procesada, debilita a nuestro ejército (nuestro sistema inmunológico).

La Inflamación

Uno de cada 6 cánceres está relacionado con un ambiente inflamatorio. Cuando hay un exceso de inflamación en un tejido y de forma crónica es más fácil que aparezca cáncer.

Las personas que padecen de inflamaciones crónicas tienen más posibilidades de que sus células tengan mutaciones cancerígenas. Además estas células tumorales necesitan crear inflamación para poder invadir otros tejidos (metástasis).

La Inflamación y 14 Consejos para mantener el cuerpo libre de inflamaciones, Eva Naturae.

Los alimentos más inflamatorios son:

  • Grasas trans y aceites refinados, hidrogenados o parcialmente hidrogenados, así como las margarinas, aceite de girasol, de soja y de palma.
  • Las carnes, en especial de ternera, pollo, cordero y cerdo.
  • Los quesos más grasos. Mejor frescos.
  • Los cereales refinados. Mejor integrales.
  • El azúcar, la bollería, pastelería, golosinas, chicles, caramelos, galletas y endulzantes artificiales.

La glucosa

Las células tumorales necesitan glucosa para sobrevivir. Al ingerir alimentos que elevan la glucosa en sangre facilitamos al tumor la energía que necesita para que crezca.

Al reducir la ingesta de hidratos de carbono refinados (harinas blancas, pan blanco, pastas…) y azúcares, reducimos también la elevación de la glucemia y el tumor tendrá menos glucosa para alimentarse.

Escoge alimentos integrales (pan, arroz y pasta integral).

Los endulzantes más recomendados y con menor carga glucémica son:

  • El sirope de agave (mejor bio para asegurarnos que no sea refinado).
  • El azúcar de coco.
  • La estevia. Cuidado con los preparados comerciales, que apenas contienen estevia. Escoger estevia de calidad.
  • El xilitol (E-967). Se extrae generalmente del abedul.

La miel. Tiene un índice glucémico alto. La mejor, la de acacia, con un menor índice glucémico. Mejor tomarla ocasionalmente, así como el sirope de arce y la panela o azúcar mascabado (azúcar de más alta calidad).

Los endulzantes artificiales a evitar son: el aspartamo (E-951), la sucralosa (E-955), la sacarina, el acesulfamo K, la maltodextrina y la tagatosa.

El azúcar alimenta al cáncer. Eva Naturae.

Los radicales libres

Las grasas, azúcares, el tabaco, la inflamación, los pesticidas y aditivos, así como los aceites vegetales refinados, el estrés y las radiaciones propician la producción de radicales libres, que son sustancias muy perjudiciales para nuestras células.

Los radicales libres dañan nuestra salud, ya que atacan al ADN, o material genético de las células. Nuestro cuerpo también produce radicales libres, pero éste es neutralizado por nuestro propio sistema antioxidante.

Un exceso de éste produce mutaciones en las células, dañan el ADN e inician el cáncer. Los radicales libres también son los culpables de que nuestra piel y tejidos envejezcan.

La toma de antioxidantes, vitaminas y minerales son necesarios para la eliminación de radicales libres.

La angiogénesis

Para que el cáncer se pueda expandir necesita crear nuevos vasos sanguíneos que lo nutran (angiogénesis). Hay alimentos que ayudan a impedir la formación de estos vasos. Si el cáncer no consigue alimento, desaparece.

Los oncólogos trabajan en la creación de fármacos que hagan justo esto.

Alimentos como la cúrcuma, té verde, plantas aromáticas, frutos rojos, crucíferas, setas, ajo, perejil y apio ayudan justo en impedir la formación de estos vasos para dejar al cáncer sin alimento.

La flora intestinal

Nuestra flora intestinal está formada por billones de bacterias que habitan en nuestro intestino. Podremos gozar de buena salud, o tenderemos hacia la enfermedad, dependiendo del tipo de bacterias que predominen.

Las bacterias son también las encargadas de regular el sistema inmune, de que tengamos una adecuada digestión y de que nos prevengan del cáncer de colon.

El 80% de las células inmunitarias están alrededor del tubo digestivo.

Los tóxicos que consumamos en nuestra alimentación son recibidos primeramente por el intestino. Éstos podrían pasar a nuestro torrente sanguíneo y dañar nuestras células, pero nuestro intestino es capaz de impedir la absorción de estos tóxicos. Por ellos es muy importante que nuestra flora esté fuerte y sana.

Los antibióticos, la quimioterapia, el tabaco, el alcohol y una mala alimentación destruyen nuestra flora. Hay alimentos que ayudan a repararla: los alimentos fermentados ricos en probióticos y los ricos en fibras.

Nuestra flora intestinal también se ve dañada por las emociones negativas y por llevar una vida sedentaria.

Los estrógenos

Los estrógenos son las hormonas sexuales femeninas. Un exceso de éstas puede dañar el tejido mamario y causar cáncer hormonodependiente.

La obesidad, una mala alimentación y el sedentarismo hacen que aún más los estrógenos dañen los tejidos. Las crucíferas y semillas de lino ayudan a regular la producción de estrógenos.

La obesidad

Los alimentos refinados, los azúcares, las grasas trans y aceites refinados contribuyen a la obesidad, y por lo tanto a una mayor incidencia de cáncer.

La obesidad es asociada a mayor riesgo de padecer cáncer de recto, colon, esófago, vejiga, páncreas, riñón, ovario, endometrio y mama.

Los tóxicos ambientales

Los tóxicos ambientales actúan como carcinógenos y dañan el ADN de las células creando mutaciones, conllevando a la aparición del cáncer.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) reconoce 950 tóxicas como carcinógenas.

El alcohol y el tabaco están dentro de esta lista, así como los pesticidas, los parabenes y ftalatos (usados en cosmética), el teflón (en sartenes y ollas), el PVC, PCB, plásticos de policarbonato y bisfenol A, así como algunos aditivos y conservantes alimentarios.

Estos tóxicos son disruptores endocrinos y se relacionan con cánceres como el de mama y próstata.

Aditivos con potencial carcinógeno

Los aditivos que además de ser tóxicos en altas dosis están relacionados con la aparición del cáncer son *4:

  • E-230 bifenilo, E-231 ortofenilfenol y E- 232 ortofenilfenato sódico: todos ellos son conservantes sintéticos que proceden del petróleo. Se aplican sobre la piel de los cítricos. Aún lavando los cítricos no desaparecen.Mejor opta por cítricos bio si vas a utilizar la piel de éstos. Están relacionados con el cáncer de vejiga.
  • E-239 hexametilentetramina: se utiliza en conservas de pescado, caviar y en la corteza de los quesos provolone para evitar bacterias y mohos. Es un conservante sintético derivado del formaldehído y del amoniaco.
  • E-249 nitrito potásico, E-250 nitrito sódico, E-251 nitrato sódico y E-252 nitrato potásico: son utilizados en la conservación de las carnes y para darles color y sabor. Los encuentras en los embutidos, salazones, patés, bacón y cervezas.
  • E-284 ácido bórico: empleado en caviar y en algunos enjuagues bucales.

¿Qué aditivos tóxicos estás comiendo?, Eva Naturae.

Otros alimentos recomendados en una dieta anticáncer

Ajo, cebolla, cebolleta y puerro.

Tomate. El tomate es uno de los vegetales que cocinados aumenta sus beneficios. Eleborar salsa de tomate casero con aceite de oliva.

Algas. Contienen fitoquímicos que inducen al suicidio de las células tumorales. Además son antioxidantes. Contienen yodo, potasio, hierro, calcio, vitaminas fibra y aminoácidos esenciales. Son también ricas en omega 3. Tienen propiedades antiinflamatorias. Regulan el azúcar en la sangre y las hormonas. Además ayudan a eliminar los metales pesados.

Recomendadas son la kombu, wakame y espagueti de mar. La Wakame destaca por su alto contenido en calcio. La espagueti de mar es la que tiene más hierro y potasio. Podemos consumirlas en ensaladas, guisos, arroces, rellenos… La agar-agar podemos utilizarla como gelatina en postres o espesante.

Setas. Son muy buenas para la prevención del cáncer y durante la quimioterapia *5.

Cúrcuma. La cúrcuma tiene propiedades anticáncer debido a la curcumina, que es la que da el color amarillo. La curcumina tiene como propiedades *6:

  • Frena la metástasis
  • Es antiinflamatoria
  • Antioxidante
  • Potencia el efecto de la quimioterapia y radioterapia
  • Protege las mucosas, riñones e hígado de los efectos de la quimio.
  • Previene enfermedades cardiovasculares
  • Previene enfermedades como el párkinson y alzhéimer
  • Es buena para enfermedades gastrointestinales.

El poder de la cúrcuma aumenta si se consume con pimienta negra y aceite de oliva virgen extra. Se recomienda una cucharadita al día. (Personas con tratamiento anticoagulantes deben consultar siempre a su médico).

Jengibre: Es bueno para la prevención del cáncer de mama, próstata, colorrectal, ovario, hígado, gástrico y piel. Ayuda a reducir la glucosa en sangre, el colesterol malo o LDL y triglicéridos. Eleva el colesterol bueno. (Personas con tratamiento anticoagulantes deben consultar siempre a su médico). *7

Aguacate. Contiene sustancia (luteína) que ayuda a prevenir el cáncer de próstata.

Frutas del bosque. Fresas, frambuesas, arándanos, moras, cerezas, grosellas, madroños… Contienen muchos fitoquímicos y son de color intenso. Contienen ácido elágico que interfiere en la formación de la red sanguínea que alimenta los tumores. Ayudan también a reducir el azúcar en la sangre.

Granada. Ayuda a que las células tumorales se suiciden. Es muy antioxidante y antiinflamatoria.

Semillas de sésamo. Son antioxidantes, destacan por su alto contenido en calcio, y son ricas en vitamina E, magnesio, hierro, potasio, cobre y vitamina B3. Previenen el envejecimiento de las células y evita así las mutaciones. Regulan los niveles de estrógeno. Además inhiben la angiogénesis. Se recomienda tomar una cucharada al día de estas semillas.

– Son también muy buenos los cítricos, manzanas rojas, papaya, uvas negras, cacao y chocolate negro, té verde, semillas de cáñamo, frutos secos, semillas de calabaza, germinados, semillas de chía.

Otras recomendaciones para una vida anticáncer

  • Disminuye el consumo de sal.
  • Siempre que puedas escoge siempre ecológico, para evitar el consumo de pesticidas y otros contaminantes que se añaden a los alimentos, además de elegir las frutas y verduras de temporada. ¿Por qué escoger Bio?, Eva Naturae.
  • Evita la cocción en parrilla, barbacoa o brasa, ya que se generan benzopirenos, que son altamente carcinógenos. Opta mejor por cocinar en plancha, vapor, y horno a no más de 200 grados. Mismamente evita los fritos.
  • En tu cocina, evita el teflón y los plásticos (contienen ftalatos y Bisfenol A – BPA). Opta mejor por envases y materiales de cristal, silicona (la mejor es la silicona platino), madera, bambú, acero inoxidable y sartenes de titanio.
  • Evita los tóxicos en cosmética. Tu cuerpo, a través de tu piel, absorbe sustancias que no son recomendables para nuestra salud y que están en tus productos de cosmética. La APP INGRED (español) o HEALTHY LIVING (inglés) te ayudará  a reconocer si los productos de cosmética que usas contienen sustancias tóxicas para tu cuerpo. (Si te suscribes a mi web, en mi Guía Obsequio “Arrancando los motores de tu NAVE”, encontrarás, a parte de otros, una lista de las sustancias que debes de evitar en cosmética.
  • Practicar Yoga es muy beneficioso. Nos ayuda a reducir el estrés, mejora nuestro sueño y estado de ánimo. Beneficia nuestro sistema inmune. Nos aporta flexibilidad y ayuda a reducir las inflamaciones y dolores.
  • Cree en tu cuerpo y que éste es capaz de destruir a las células malignas. Cuando comas alimentos saludables piensa cómo benefician tu organismo.
  • Rodéate de tus seres queridos y de quien te aporta energía positiva y te apoya en tus metas. Reconoce todo por lo que estar agradecido.

Haz lo que esté a tu alcance para prevenir y tratar el cáncer

Para prevenir la palabra CÁNCER o para tratar de ganarle la batalla es importante hacerte parte activa de él, como hizo la Dra. Odile Fernández y el Dr. William Sears. Así como poner en práctica todo lo que está a tu mano, junto con todas las recomendaciones y tratamientos que te recomienden los médicos. Consulta siempre a tu especialista.

Sólo hay un bien: el conocimiento. Sólo hay un mal: la ignorancia.

Socrates

El adquirir hábitos saludables en tu estilo de vida, en tu alimentación no te van a dañar, todo lo contrario, te van a beneficiar. Merece la pena al menos intentarlo. Tú eres quien lleva el timón de tu barco y quien elige si prefieres tomar una dirección nueva (hábitos saludables nuevos) que te pueden llevar a tu meta deseada.

Nunca pierdas la esperanza. Haz lo que está a tu alcance y el resto es voluntad de nuestro Creador.

“Una alimentación correcta constituye un complemento ideal a los tratamientos médicos convencionales. La alimentación puede potenciar los efectos beneficiosos de la quimioterapia y la radioterapia, como también disminuir sus efectos secundarios, estimular el poder de autosanación de nuestro cuerpo y detener el proceso de generación y progresión del cáncer”.

Dra. Odile Fernández *8

Fuentes:

  • “Prime Time Health”, Dr. William Sears, *1 página: 322, *2  páginas: 325-336.
  • “Guía práctica para una alimentación y vida anticáncer”, Dra. Odile Fernández, *3  páginas: 20-37, *4  página: 47, *5 páginas: 103-104, *6 página: 105, *7 página: 107, *8 página: 45.
CONDICIONES DE USO DE ESTA INFORMACIÓN

La información proporcionada en este post no sustituye a ningún servicio de atención médica directa, así como tampoco debe utilizarse como tratamiento en casos particulares. Mismamente no se hace ninguna recomendación, explícita o implícita, ya que este contenido es citado únicamente con finalidad informativa. La utilización de esta información se lleva a cabo bajo la exclusiva responsabilidad de los lectores.

 

Deja un comentario