14 Consejos para mantener el cuerpo libre de inflamaciones

Para gozar de buena salud es muy importante que sepas qué es la Inflamación, por qué se produce, cómo prevenirla y mejorarla. El cuerpo debe de estar en un estado de equilibrio inflamatorio para que pueda curarse y no dañe al organismo. Conoce también los 14 consejos para mantener el cuerpo libre de inflamaciones.

Muchas enfermedades tienen el sufijo –itis, lo cual significa que la raíz del problema es causada por alguna inflamación en alguna parte del organismo.

Estas son algunas de las enfermedades inflamatorias:

– cistitis, meningitis, artritis, bronquitis, gastritis, gastroenteritis, colitis, dermatitis, hepatitis, pancreatitis, sinusitis, mastitis, otitis, flevitis, pielonefritis, conjuntivitis, hepatitis, flebitis, tendiditis, sistitis, apendicitis, laringitis, rinitis, prostatitis, ovaritis, poliomelitis, vaginitis, uretritis, bursitis.

La inflamación es el número 1 de las causas de las enfermedades y del envejecimiento.

La forma de comer de hoy día, el estilo de vida, tabaco, estrés y todos los químicos que tiene la comida hacen que cada vez hayan más enfermedades crónicas inflamatorias. El exceso de inflamación es la causa de enfermedades como el Alzheimer, cáncer y enfermedades cardiovasculares, entre otras. Un estilo de vida sedentario, comer demasiado y no precisamente correctamente influyen en el diagnóstico de estas enfermedades.

¿Por qué se produce la inflamación?

El Dr. William Sears, en su libro “The Inflamation Solution” explica que el término “inflamación” significa “en fuego”. La inflamación misma es buena. Es una proceso saludable del metabolismo y de la curación. Es la respuesta normal del organismo del sistema de defensas del propio cuerpo: el sistema inmunológico. Es necesario para sobrevivir. (página 4-5, The Inflamation Solution, Dr. Sears).

La respuesta inflamatoria está diseñada para proteger, reparar y curar.

En las zonas de entradas de gérmenes en el cuerpo, así como donde hay más acumulación de toxinas (revestimiento de la piel, los conductos respiratorios, el intestino, los vasos sanguíneos y las articulaciones…) están equipados con poderosos “ejércitos” para combatir batallas.

Cada “soldado” está programado para identificar gérmenes ofensivos, atacarlos y destruirlos para que el cuerpo no se dañe. Así por ejemplo, cuando nos cortamos en un dedo, gérmenes entran bajo la piel. En este momento los “soldados pro-inflamatorios” acuden rápidamente para prevenir una infección y reparar el tejido.En ese momento sentimos esa zona “en fuego”, se enrojece, inflama y duele. Esa es una inflamación sana, ya que los “soldados” están haciendo su trabajo para curarnos.

¿Cuándo es un problema la inflamación?

El problema con las inflamaciones ocurre cuando:

  • Hay demasiada inflamación. Cuando hay un constante “fuego”. Cuando nuestro sistema inmunológico está en una constante misión de búsqueda y batalla.
  • Cuando el sistema inmunológico falla, debido, por ejemplo, a que el “ejército” no ha reconocido a los “invasores”, o a que han entrado demasiado rápido (como en el caso de una gripe) y se necesitan días para que el sistema inmunológico gane la batalla a los gérmenes.
  • O puede pasar también que el sistema reciba señales mixtas, y que empiece a atacar no sólo a los agentes externos ofensivos, sino también a sus propios tejidos. Estas son las llamadas “Enfermedades Autoinmunes”, como la artritis, colitis o dermatitis, entre otras.
  • También puede ocurrir que el sistema inmunológico se vea confundido por invasores externos, como por ejemplo, el colorante artificial químico de los alimentos. Los soldados no saben a qué atacar, si al alimento en sí, si a su componente químico o si a ambos. Es el caso de la epidemia de las “alergias”. (Página: 8, The Inflamation Solution, Dr. Sears).

Resumiendo:

Tener un equilibrio en las inflamaciones significa que tenemos suficientes “extintores” para todos los fuegos abiertos. Tener un desequilibrio en las inflamaciones significa todo lo contrario. Que hay mucho fuegos abiertos “muchas inflamaciones” y que no tenemos suficientes “extintores”, suficientes soldados del sistema inmunológico que puedan apagarlos.

 

Cómo conseguir que nuestro organismo esté en equilibrio inflamatorio

Para mantener nuestro cuerpo en equilibrio inflamatorio se debe:

  1. Reducir la necesidad de que los soldados tengan que extinguir fuegos.
  2. Entrenar mejor a los soldados para que puedan reconocer bien a los enemigos.
  3. Comer suficientes antioxidantes (extintores de fuego) para tener en equilibrio los fuegos que se generen (oxidación).

(Página: 11, The Inflamation Solution, Dr. W. Sears).

El problema de los fármacos

Para tratar todas las inflamaciones que están en desequilibrio en el organismo, los médicos recetan fármacos antiinflamatorios.  El problema de estos fármacos es que ayudan a reducir la inflamación en algunas partes del cuerpo, pero sin embargo, perjudican y aumentan la inflamación de otros órganos, como pueden ser el estómago o intestino. Estos fármacos ayudan y dañan al mismo tiempo.     

Materia pegajosa: la causa primera de la inflamación

El Dr. Sears nombra la “materia pegajosa” como primer causante de inflamaciones. Donde hay un exceso de acumulación de materia pegajosa, es donde hay también un exceso de inflamación. Por ejemplo, depósitos de amiloides o materia pegajosa en el cerebro (Alzheimer), en los ojos (cataratas), en las encías (gingivitis), en las paredes de las arterias (enfermedades cardiovasculares o ateroesclerosis), en las articulaciones (artritis), o en la piel (dermatitis). (Página: 16, The Inflamation Solution, Dr. W. Sears).

El sistema inmunológico está programado para atacar a esa materia pegajosa, sin embargo, aún tras muchas batallas, esa materia pegajosa se queda pegada en los tejidos, como en las arterias, por ejemplo, produciendo problemas cardiovasculares.  Solución para la materia pegajosa: deja de poner esa materia pegajosa en tu boca, para que no se quede en tu organismo, especialmente en tus arterias.

Tomar esta materia pegajosa de vez en cuando es tolerable en un cuerpo sano y joven, el problema es cuando se toma demasiado y por mucho tiempo.   

Metabolismo – Oxidación  y Antioxidantes

Metabolismo – Oxidación

Así como los coches procesan el combustible (lo queman) para conseguir energía, nuestro cuerpo procesa la comida (la quema) para conseguir la energía que necesita. A este proceso se le llama metabolismo. Se produce también una “oxidación” (quema de oxígeno) y una liberación de moléculas llamadas “radicales libres”, que en su justa medida son importantes para atacar los gérmenes que van a las células, pero que una producción excesiva de estos dañan los tejidos y los inflama.

Antioxidantes

Por ello la importancia de comer suficientes alimentos antioxidantes, que ayuden a la extinción de fuegos, y que evite que el cuerpo esté en desequilibrio inflamatorio. Con el paso de los años los antioxidantes son incluso más importantes, ya que el cuerpo va reduciendo su habilidad de repararse él mismo. Cuando hay demasiada oxidación en el cuerpo, éste empieza a “oxidarse”, envejece antes y enfermamos más a menudo.

El cuerpo está constantemente intentando mantener un equilibrio inflamatorio entre la oxidación que producimos durante una metabolización normal y los antioxidantes que creamos y comemos.

Los antioxidantes nos van a permitir ver mejor, pensar mejor, que nuestro corazón bombee mejor, nuestras articulaciones trabajen mejor, que nuestra piel parezca más joven y que nos sintamos mejor en general.

Los 3 mejores antioxidantes, según Dr. W. Sears:

  1. La astaxantina, el antioxidante rosa de pescados y mariscos
  2. Las frutas y vegetales de colores intensivos
  3. Los aceites de pescado Omega 3

 Por qué nos produce inflamación la comida

El doctor William Sears nos habla de que hay 4 razones por las que la comida nos causa inflamaciones (Página: 36, The Inflamation Solution, Dr. Sears):

1. La comida pierde su integridad

Para hacer la comida más fácil de producir, que dure más y sea más barata la industria quita los elementos vitales de los alimentos y los refina. Así los alimentos pierden su integridad. Pierden su fibra, proteínas, grasas y nutrientes sanos para nuestro organismo. Incluso a veces intentan reemplazar estos nutrientes con químicos.

Cuando tomamos alimentos integrales el cuerpo los acepta con una respuesta positiva del sistema inmunológico.

Cuando tomamos alimentos refinados, el sistema inmunológico se confunde y los considera no natural e insanos. Como consecuencia no hay una buena respuesta y la materia pegajosa se incrementa y se producen inflamaciones.

2. Los alimentos pierden su equilibrio

Los alimentos reales tienen en equilibrio sus grasas Omega 3, con relación a los Omega 6. Un ratio correcto de estos Omegas es 1:1. Sin embargo, cuando, por ejemplo, los animales no pastan y son alimentados con piensos trae como consecuencia que se desequilibren los Omega y aumenten los Omega 6.

Igualmente ocurre cuando la comida de verdad se procesa en las fábricas. El contenido de Omega 6 aumenta enormemente.

Hoy día se consumen demasiados Omega 6. El ratio de Omega 3 y Omega 6, que debería ser 1:1, ha pasado a ser 1:10 a 1:20.  Como consecuencia, tanta grasas en los alimentos trae consigo la epidemia de las enfermedades inflamatorias.

3.  Los alimentos han perdido su dulzor original

El consumo de alimentos reales no nos causan tantos picos de subidas de azúcar y no tienen tanta carga glucémica.

La industria alimentaria, desde que se dio cuenta de que pueden producir endulzantes baratos y que además el sabor dulce estimula que se quiera consumir más, introdujo más y más productos elaborados con un exceso tremendo de azúcares y edulcorantes artificiales y empezó a refinar cada vez más los alimentos reales.

Esto es un gran problema para todo el mundo. Hay un consumo excesivo de alimentos refinados y azucarados, así como bebidas refrescantes. El resultado ha sido el gran aumento de las enfermedades inflamatorias, diabetes tipo 2 y lo peor de todo, el debilitamiento de las enfermedades autoinmunes y la diabetes tipo 2. (Página:27, The Inflamation Solution, Dr. Sears).

4. La comida ha perdido sus efectos medicinales

Desde siempre se ha considerado la comida como una medicina. Desde hace décadas los alimentos han empezado a perder cualidades para ser nuestra medicina y además el consumo de ciertos alimentos hace que tengamos que tomar más medicina química.

La mayor pérdida medicinal ha sido en los antioxidantes; se maravilloso color de las plantas: sus fitonutrientes, que son nuestra “medicina natural”. La industria alimentaria ha “decolorado” nuestra dieta y como consecuencia hay más y más sobrepeso y más inflamaciones.

La solución inflamatoria a través de los alimentos

Hay 4 soluciones naturales para las inflamaciones:

  1. Comer alimentos integrales.
  2. Comer comida con un equilibrio sano de omegas.
  3. Comer alimentos con un equilibrio de azúcares, que contengan también grasas sanas, proteínas y fibras para así evitar los picos o subidas de azúcares.
  4. Comer más alimentos ricos en antioxidantes. Hay que poner más color en nuestros platos.

Estas soluciones harán que comamos menos “materia pegajosa”.

EL 70% de la solución inflamatoria tiene que ver con la elección de comida. El 70% del problema reside en lo que comemos y el 70% de nuestro sistema inmunológico reside en el intestino. Somos en realidad lo que nuestro cuerpo absorbe. Cuando se come comida de verdad, el cuerpo absorbe los nutrientes a través de los intestinos. Las comidas procesadas y basura son más rechazadas y producen inflamaciones (Página: 38, The Inflamation Solution, Dr. W. Sears).

Las comidas pesadas no son buenas para el organismo.  Cuando se come demasiado y además mal, el ejército inflamatorio tiene que reunirse con el sistema inmunológico para limpiar todo. El estómago y el sistema sanguíneo se hinchan entonces con demasiados azúcares y grasas. El cuerpo intenta quemar rápidamente el exceso de comida y causa más pequeños micro fuegos internos, resultando una inflamación exagerada o un estrés oxidativo. Además el cuerpo tiene que producir más insulina para hacer frente a tantos azúcares (el exceso de insulina causa exceso de inflamación) y el exceso de azúcares los almacena como grasas (normalmente alrededor de la cintura). (Página: 45, The Inflamation Solution, Dr. W. Sears).

Cómo seguir una dieta Anti-Inflamatoria:

  1. Comer pescado rico en Omega 3 (pescado azul y mejor pequeños por contener menos metales pesados: salmón, sardinas, boquerones, jureles, caballa…).
  2. Tomar smoothies: a base de frutas de colores intensos, yogur natural y semillas.
  3. Comer ensaladas a base de vegetales crudos y de múltiples colores.
  4. Aderezar con especias: cúrcuma, pimienta negra, jengibre, ajo, romero, chilis y canela

 1. Los Omega 3

Los Omega 3, sobre todo los del pescado, ayudan a equilibrar las inflamaciones en los siguientes órganos: (Páginas 49-50: The Inflamation Solution, Dr. Sears).

Cerebro:

  • Mejora el estado de ánimo
  • Mejora el comportamiento y el aprendizaje en los niños
  • Previene el Alzheimer
  • Mejora el pensamiento
  • Ayuda en la cura de enfermedades neurodegenerativas
  • Disminuye los infartos cerebrales

Oídos

  • Retarda la pérdida de audición relacionada con la edad

Visión

  • Mejora la visión
  • Humedece los ojos secos
  • Retarda la degeneración macular relacionada con la edad

Encías

  • Ayuda con la gingivitis

Intestinos

  • Disminuye la colitis y el síndrome de colon irritable

Sistema Inmunológico

  • Disminuye las enfermedades autoinmunes

Corazón

  • Estabiliza el ritmo cardíaco
  • Disminuye los coágulos de las arterias
  • Equilibra la presión arterial alta
  • Suaviza la ateroesclerosis

Pulmones

  • Alivia el asma y la bronquitis

Piel

  • Cura la dermatitis

Articulaciones

  • Alivia la artritis

2. Smoothies

Un buen y completo smothie es una buena y fácil forma para poner al organismo en equilibrio inflamatorio. Puede ser un buen desayuno, snack o incluso una comida principal.

Un buen smoothie es sano para tus intestinos, estabiliza los niveles de insulina en sangre y sacia bastante sin tener que comer en exceso. Además equilibra las inflamaciones, ya que viene cargado de antioxidantes, facilita la acidez del estómago, ya que éste no tiene que trabajar tanto, y te ayuda a tomar alimentos que quizás no los comerías de otra forma.

Un buen smoothie, además de frutas y/o verduras, debe contener grasas sanas y proteínas.

Elige para tu smoothie:

Líquidos sanos:

  • Bebidas vegetales de almendra, avena, coco, arroz…
  • Leche de cabra
  • Zumos naturales no azucarados: verdes, de zanahorias, vegetales…
  • Té verde

Proteína sana:

  • Yogur natural bio
  • Mantequillas de frutos secos (cacahuete, almendras…)
  • Espirulina Hawaiana
  • Proteína en polvo orgánica
  • Tofu bio

Grasas sanas:

  • Aguacate
  • Mantequilla de frutos secos
  • Semillas de lino o semillas de chía
  • Aceite de coco virgen

Hidratos de carbono sanos:

  • Frutos Rojos (arándanos, fresas, frambuesas, moras…)
  • Granada
  • Papaya
  • Kiwi
  • Plátano
  • Hojas verdes (acelgas, espinacas, kale…)…
  • Avena integral

Otros:

  • Canela
  • Germen de trigo
  • Cacao puro
  • Jengibre
  • Menta
  • Higos/ Dátiles / Pasas /Ciruelas
  • Espirulina hawaiana

Aquí puedes ver el vídeo de “Cómo preparar tu mejor smoothie matinal”

3. Ensaladas

Las ensaladas regulan el azúcar en sangre: las ensaladas, por toda la fibra que conlleva y los vegetales favorecen que no haya subida de azúcar en sangre.  Además como consumes vegetales crudos, tienes que masticar más y el azúcar natural de los alimentos entra lentamente en el sistema sanguíneo.

Las ensaladas sacian bastante: aún consumiendo menos calorías, la combinación de fibras, grasas sanas, proteínas y pocos hidratos de carbono hacen que estés satisfecho antes.

Con las ensaladas se produce una buena sinergia. Mejor combinar vegetales de diversos colores, que comer hoy de uno y mañana de otro. La sinergia de todos los fitonutrientes ayudan en el equilibrio inflamatorio.

Las ensaladas son súper-antioxidantes. La madre naturaleza nos proporciona toda una farmacia repleta de medicina antiinflamatoria.

Las ensaladas ricas en vegetales verdes y legumbres contienen ácido fólico que ayudan a reducir esa materia pegajosa.

Una buena ensalada, además de vegetales, puede contener pescado azul (sardinas, caballa..), tofu, grasas sanas (aguacate, frutos secos…), huevos bio, legumbres…

El mejor aliño sería una vinagreta a base de una cucharada de aceite de oliva virgen extra, vinagre de manzana, especias y poca sal marina sin refinar.

4.  Especias

Las especias son magníficos antiinflamatorios.

  • Cúrcuma: es antiinflamatoria, anticáncer, anticoagulante y anti-Anzheimer (Página:72, The Inflamation Solution, Dr. Sears). Se recomienda consumir la cúrcuma siempre con aceite de oliva virgen extra y con pimienta negra para aumentar sus propiedades.
  • Pimienta negra: mejora la digestión, es buena para la artritis y la inflamación. Ayuda a la absorción de la vitamina C.
  • Canela: equilibra el azúcar en la sangre y reduce los picos de azúcar. En vez de endulzar con azúcar, añade canela.
  • Chile: el comer picante reduce los fuegos o inflamaciones en el cuerpo. Son buenos para la artritis.
  • Jengibre: es bueno para las indigestiones y acidez. Es un buen antiinflamatorio.Puedes tomarlos en infusiones, smoothies, marinadas, sopas, salsas…
  • Ajo: en realidad el ajo es más bien una planta herbácea. Tiene un gran poder antiinflamatorio y ayuda en el riego sanguíneo.

Otras especias antiinflamatorias son:  el anís, albahaca, semilla de apio, cardamomo, cacao, hinojo, orégano, romero, tomillo, wasabi, salvia (Página: 83, The Inflamation Solution, Dr. Sears).

Otras defensas antiinflamatorias

  • Vitamina D: tomar el sol, siempre que se pueda 20 minutos al día, sin protección alguna.
  • Probióticos: Yogur, aceitunas, encurtidos, kéfir de leche, kéfir de agua, sauerkraut o col fermentada…

Cómo afecta el estrés a las inflamaciones

El estrés en si no causa inflamación, pero sí la manera en que reaccionamos a éste. Nuestro sistema inmunológico incluso también se debilita.

El estrés eleva la hormona cortisol y el cuerpo pierde el equilibrio inflamatorio. (Página: 171, The Inflamation Solution, Dr. Sears).

El estrés causa también que se engorde (consumiéndose más dulces y azúcares), que el corazón sufra y también el cerebro.

El estrés afecta también al sistema digestivo. Se tiene más reflujo y acidez.

El estrés por mucho tiempo o crónico causa un desequilibrio inflamatorio, debido a que causa que nuestro ejército del sistema inmunológico esté siempre en un modo de alerta de ataque muy alto. Esta condición genera inflamaciones, enfermedades, y lo peor de todo, que este ejército empiece a atacar a sus propios soldados, a tus tejidos. Estas son las enfermedades autoinmunes.

 14 Consejos para mantener el cuerpo libre de inflamaciones

1. No hagas comidas pesadas. Mejor hacer 5 comidas al día y de menos cantidad.

2. Come despacio y mastica bien los alimentos. Así te saciarás antes y no comerás en exceso.

3. Empieza tu comida principal con ensaladas variadas. Benefíciate de todos los nutrientes de los alimentos crudos.

4. Come más pescados ricos en Omega 3, que carnes. Consume poca carne y que sean magras y mejor bio.

5. Come fruta en tus snacks y añade siempre vegetales a tus platos principales.

6. No cocines demasiados los alimentos. Las barbacoas no son recomendadas, ni las temperaturas muy altas del horno o freidoras. Cocina mejor al vapor o plancha. No solamente conservarán más nutrientes los alimentos, sino que también evitarás inflamaciones.

7. Escoge hidratos de carbono complejos. Consume alimentos integrales en vez de harinas refinadas (pan blanco, pasta refinada) o arroz blanco refinado. Elige mejor pan integral, pasta integral, arroz integral…

Evita también en lo posible los azúcares, bebidas azucaradas, alimentos procesados, bollería industrial…

8. Escoge grasas sanas como el aceite de oliva virgen extra para cocinar, pero tampoco abuses de éste. Adereza tus comidas con especias.

9. Muévete. Un gran enemigo de la inflamación es llevar una vida sedentaria. Pasea a buen ritmo a diario al menos 30 minutos o realiza el ejercicio que te guste y puedas.

Al igual que los músculos, el cerebro, el corazón y los huesos se fortalecen cuando se usan. El ejercicio ayudará a que tu cuerpo pueda mantenerse en un equilibrio inflamatorio. Además lubricarás y sanarás tus articulaciones.

10. Evita en la medida de lo posible el estrés.

11. Intenta dormir lo suficiente y tener un sueño placentero. Mientras que descansamos nuestro cuerpo se regenera.

La melatonina es la hormona que nos ayuda a dormir bien. Se dice que si has estado fuera y has recibido la luz natural, tu cuerpo podrá producir mejor melatonina durante la noche y te hará dormir mejor.

Una hora antes de irte a dormir empieza a relajarte. Los dispositivos electrónicos con pantallas luminosas no ayudan a conciliar el sueño justo después de apagarlos. Lee mejor antes de dormir y mantén la habitación oscura. O incluso haz meditación antes de dormir y toma un baño.

12. Toma 20 minutos el sol a diario siempre que puedas.

13. Consume probióticos.

14. Ten una actitud positiva. Los sentimientos positivos y felices producen la hormona serotonina, o también llamada “hormona de la felicidad”. Cuando esta hormona sube, te sentirás contento, feliz y sentirás incluso menos dolor. Te motivará a hacer todos los cambios necesarios para mantenerte sano y recuperar tu salud.

Haz de la salud tu hobby

Deja un comentario